¿QUIÉNES SOMOS?

Somos una empresa dedicada a la elaboración de platos cocinados que conjuga la calidad y la tradición gastronómica con el proceso de producción industrial. Desde hace cerca de 80 años, desde la empresa de capital familiar hemos trasladado las recetas de la cocina tradicional al obrador industrial, respetando su esencia con el uso de materias primas de alta calidad y una cuidada elaboración, siempre para ofrecer al consumidor final el sabor más casero.
Todos los platos de la marca Bo de debò se elaboran siguiendo las recetas de larga tradición culinaria y el buen hacer adquirido con los años. Buscamos siempre la materia prima de más alta calidad para la elaboración de las recetas y la mejor presentación de nuestros productos. Para ello, contamos con una planta de producción de 12.000m2, situada en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona).
Distribuimos nuestros productos en establecimientos de alimentación del comercio de proximidad de barrio y también en grandes cadenas de distribución alimentaria. La respuesta de los clientes es la fidelidad, que se refleja en el aumento de las ventas qu­e registramos año tras año.

NUESTRA  HISTÓRIA

 

La tradición, avalada por más de setenta años de experiencia en el sector

 
 
Después de una larga experiencia y trabajo familiar, en 1998 nace la empresa y marca Bo de debò, dedicada a la elaboración de platos cocinados y precocinados. Construimos un obrador de 200 m2 en Terrassa.
1998
 
 
2001
Ampliamos las instalaciones y nos trasladamos, también en Terrassa, a una nueva nave de 1.000 m2. Dos años más tarde, intensificamos los avances tecnológicos y de control de seguridad e incorporamos el departamento de Calidad que supervisa la calidad del producto y también mejora el proceso de envasado.
 
 
Crecimiento de las ventas. La marca Bo de debò crece y construimos una fábrica de 3.500 m2 en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona), en el polígono Clot de Tufau.
2011
 
 
2016
Ampliamos la fábrica con una segunda nave de producción de 5.000 m2 y un almacén de 1.000 m2. Un año más tarde incorporamos líneas únicas de producción en continuo para la elaboración de gazpachos y canelones, y ampliamos el espacio de embalaje, etiquetado y expediciones con una nueva nave para productos refrigerados.
 
 
El mes de julio, un incendio destruye una de las naves de fabricación. En septiembre de 2020, iniciamos los trabajos para la reconstrucción de las instalaciones dañadas, con una inversión de alrededor de 15 millones de euros.
2020
 
 
2021
El mes de abril, ponemos en marcha las nuevas instalaciones de 6.000 m2 que permitirán a la marca retomar progresivamente la producción de sus 70 referencias de productos. El complejo industrial alcanza los 12.000 m2. Actualmente nuestras instalaciones tienen una superficie total de 12.000 m2.